Una niñera canaria nos metía miedo, allá por finales de la década de 1960, con el chorrepuja (¡que viene el chorrepuja!), refiriéndose al coco o al hombre del saco. ¿Tienen alguna referencia acerca de ésta palabra?

La palabra por la que usted pregunta parece proceder de Cho Rempuja. Esto es, de la forma de tratamiento tradicional canaria cho, cha (procedente de tío, tía) y el apodo Rempuja (procedente de rempujar, arrempujar, variantes más o menos coloquiales o populares de empujar; ambas formas aparecen recogidas por el Diccionario de la Real Academia Española). En Canarias, era normal amedrentar a los niños invocando los nombres de aquellas personas (llamadas de ordinario pobres) que solían pedir por las puertas de las casas. Lo más probable, entonces, es que, en el caso que usted nos expone, una persona apodada Cho Rempuja tuviera esta condición pedigüeña. Por lo demás, tenemos constancia de la existencia de este apodo en algunas zonas de nuestras islas.

Categorías: Vocabulario