En Firgas, Gran Canaria, la casa de mi abuela lindaba con la denominada acequia real, existiendo unos lavaderos fabricados en piedra de cantería. Para lavar la ropa o realizar otros usos del agua, era necesario aumentar el nivel de la acequia y detener la corriente natural ligeramente. Para ello colocábamos un artilugio de madera a modo de dique, que llamábamos la balsa. La duda que tengo es si esta palabra viene del castellano balsa, o quizás del portugués balção.


Efectivamente, en la isla de Gran Canaria se usa la palabra balsa con el sentido de «Pequeño dique de contención que se hace en los surcos o en las acequias», que se corresponde con el que describe en su consulta. Lo más probable, como señala M. Morera, es que el sentido de este canarismo proceda del de la voz española balsa «Hueco del terreno que se llena de agua´, por desplazamiento metonímico» (Diccionario histórico-etimológico del habla canaria, s. v. balsa).

Categorías: Etimología