¿Es la palabra garuja un portuguesismo aportado, de igual manera que otros términos, por la directa presencia portuguesa desde los primeros momentos de la colonización de Canarias o es un americanismo? ¿Podrían aportarme información sobre las variantes más frecuentes y su distribución en el Archipiélago?

----

La voz garuja (y sus variantes de expresión garúa, garuga, jaruga , jaruja, jaruya ) presenta en Canarias dos sentidos distintos, según se indica en el Diccionario básico de canarismos (DBC), de la Academia Canaria de la Lengua: «1. Lluvia menuda. 2. Niebla que trae una lluvia muy menuda» (s. v. garúa ). De esta forma primitiva, proceden el diminutivo garujita (garujilla, garuíta, garuguita, garubiña), el aumentativo garujón (garuón, garugón, gargón) y el verbo garuar (garugar, garubar, garujar, garujear, jarujar, jarujear, garubiñar). La forma diminutiva se emplea generalmente para rebajar la intensidad objetiva o subjetiva del sentido de la forma primitiva, como es natural en el uso del sufijo diminutivo en español. Además de esto, la variante diminutiva garujita ha desarrollado también el sentido metafórico de ‛poca cantidad de alguna cosa’, acaso por cruce semántico y formal con el canarismo jarija (harija) ‛porción muy pequeña de una cosa, especialmente de gofio’. La forma aumentativa garujón (garuón, garugón, gargón) ha especializado su significación en la denotación de «Cada uno de los nubarrones que, en tiempo de inestabilidad atmosférica, avanzan de manera intermitente empujados por rachas de viento y que, al pasar, descargan lluvia» (DBC, s. v. garugón). Por último, el derivado verbal garujar (garuar, garugar, garubar ,jarujear, jararujujar) presenta el sentido de «Caer lluvia menuda» (DBC, s. v. garugar).

Sobre la distribución de todo este material léxico en el dominio insular, puede decirse que, respecto del significado, el sentido específico de 'niebla que trae una lluvia muy menuda' se localiza sobre todo en las islas de Lanzarote y Fuerteventura, en tanto que el más genérico de 'lluvia menuda, llovizna' es general en todo el Archipiélago. En lo relativo a la variación formal, el problema es mucho más intrincado que el semántico. De acuerdo con distintos diccionarios regionales, se observa, por una parte, que las variantes garúa y garuga se usan en la mayor parte del territorio insular, en tanto que las variantes garuja, jaruja y jaruya son de uso mucho más restringido: la primera aparece en Lanzarote, Fuerteventura, Gran Canaria, Tenerife (para Tenerife, la recoge A. Lorenzo en El habla de Los Silos) y La Palma; la forma jaruja, en Gran Canaria, Tenerife y La Gomera; y la forma jaruya, solamente en La Gomera.

Por su parte, las variantes aumentativas garuón, garugón, garujón y gargón presentan la siguiente distribución: la primera se ha recogido para las islas orientales exclusivamente; la segunda es general; la tercera se emplea en Lanzarote, Fuerteventura, Tenerife, La Gomera y El Hierro; y la cuarta, sobre todo en la isla de La Palma. Por último, las variantes verbales ( garuar, garugar, garujar, garubar, jarujar, garuguear, garujear y jarujear se reparten así por el territorio insular: garuar es variante majorera y conejera; garugar, general; garujar, de Gran Canaria; garubar, exclusivamente palmera; jarujar, gomera; garuguear, de las islas orientales; garujear, grancanaria y lanzaroteña; y jarujear , exclusivamente grancanaria. Fuera del Archipiélago, las variantes nominales garúa y garuga y las verbales garuar y garugar (garubar) se registran también en extensas zonas de América (concretamente, en Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Puerto Rico, Uruguay y Venezuela), con sentidos similares a los canarios: ‛niebla’ y ‛lluvia menuda’. La voz debió de llegar bastante temprano a América, pues aparece recogida por el padre J. de Acosta en su Historia natural y moral de las Indias, del año 1590.

Categorías: Vocabulario