Buscador

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V w x Y Z

A

atafanado, da.

1. adj. Go. Dicho especialmente de la nariz, achatado.

 

atafullarse.

1. prnl. Tf. y LP.  Comer demasiado y de manera atropellada. Se atafulló un lebrillo de gofio en un santiamén.

 

atareco.

1. m. Tareco.

 

atarjea.

1. f. Canalito, por lo general de mortero o argamasa, que sirve para conducir el agua, sobre todo en terrenos de regadío. El agua se desbordó porque la atarjea estaba llena de hojarasca.

Fig. 11 atarjea

 

ateado, da.

1. adj. Dicho de una persona, de constitución delgada pero fuerte. Parecía un firringallo, pero estaba ateado.

2. adj. LP. Dicho del vino, criado en barricas de tea. En el norte de La Palma se prefiere el vino ateado.

 

atearse.

1. prnl. Transformarse en tea. Los pinos con el tiempo se van ateando.

 

atemporalado, da.

1. adj. Se dice del tiempo procedente del Atlántico, con viento fuerte, mucha lluvia y, con frecuencia, truenos, relámpagos y nieve o granizo.

 

atenazar.

1. v. Lz. y Fv.  Dicho de personas o animales, transportar algo con gran dificultad, a causa de la desproporción entre las fuerzas del que transporta y el peso de lo transportado. Atenazó hasta el muelle con aquel saco de pescado.

 

atillo.

1. m. Cuerda delgada que se usa para atar o sujetar cosas. Amarró el saco con un atillo.

 

atochar.

1. v. Fv. Empujar una persona o cosa contra otra. Cuando lo atocharon contra la pared, se puso pálido.

2. prnl. Fv. Agacharse una persona o un animal y esconderse tras alguna cosa, como un arbusto o una piedra. Le tiraba piedras y se atochaba detrás de los matos.