Un espacio concebido para la difusión de la literatura del Archipiélago, dirigido al público general y a los profesionales de la enseñanza. En la ficha de cada autor, realizada en tono divulgativo por conocidos especialistas, podrás acceder a sus datos esenciales: quiénes son, sus obras, su significación cultural y literaria, bibliografía, recursos multimedia y una selección de sus textos.

José Rivero Vivas

Por Daniel María

José Rivero Vivas nace en Santa Cruz de Tenerife en el año 1934. Cuenta con una extensa obra literaria. Pese a encontrarse en gran parte inédita, sobrepasa una treintena de títulos que abarca novela, cuento, teatro, ensayo y algunos libros de poemas aún no publicados.

Descárgate este autor

José Rivero Vivas es un escritor polifacético en el sentido más literal del término. Las catorce novelas que ha publicado con Ediciones Idea entre 2007 y 2013 son un muestrario de historias y personajes que permiten al autor revelar diversos perfiles de su imaginario narrativo. La mayor cualidad del autor radica en el buen olfato que posee para hallar la belleza en la simplicidad, que no en la simpleza, y en el valor que le merecen las historias marginales y de los olvidados. Los personajes de Rivero Vivas, no obstante, pertenecen a distintos niveles sociales y comparten, en su conjunto, el latido común del deseo, o, más bien, el desarrollo o la imposibilidad del deseo. Para Rivero Vivas no prevalece tanto la idea de la consecución del deseo cuanto la expresión del deseo en sí mismo y cómo este altera el devenir de sus personajes.

La magua es su obra más célebre, una novela sobre la identidad, pero más sobre la identidad insular que sobre la identidad canaria. Se trata de una reflexión sobre la soledad y la nostalgia que alberga un indudable gusto canario, como el autor ha declarado alguna vez. Uno de los más importantes eslabones de La magua manifiesta la convivencia con la naturaleza y el respeto y defensa a su paisaje, que revierte precisamente en el aspecto crítico sostenido en la narración. La magua de Marcial, su protagonista, es una contradicción: estar aquí y también estar fuera. El deseo de albergar las dos posibilidades, imposibles de fundir en una única experiencia, es la raíz de su tensión. Por eso Marcial se fue de la isla, y por eso mismo Marcial regresará. La magua es una novela generosa en su lenguaje, enriquecido de un vocabulario extenso y reflexivo, que cuenta más de lo que señala en apariencia. Nos referimos a un recurso muy personal de Rivero Vivas, una marca de la casa: narrar la sencillez de la que hablábamos antes con un pulso contundente, florecido, decimonónico incluso, hábito que encuentra su génesis en el magisterio que la novela francesa ha ejercido en él.

La obra ensayística de Rivero Vivas se centra en los ámbitos de la escritura y la figura del creador literario como miembro pensante de la sociedad. Por otra parte, la producción teatral publicada de Rivero Vivas, aún sin estrenar, se reduce a dos piezas: Jimena cuenta de Nicasio y Braulio se pudre en la esquina, ambas sustentadas en una acción casi detenida por el diálogo, que representa a su vez el motor del pulso emotivo de la obra, siempre ambientado por un lenguaje exigente y enriquecido.