Buscador

A B C D E F G H I J K L M N Ñ O P Q R S T U V w x Y Z

B

bajante.

1. m Tubo por el que baja el agua por los canalones. Se tupió el bajante, y no desaguaba la azotea.

2. m Tf. y LP.  Tubo por el que baja el agua desde un depósito o estanque al terreno, o desde una huerta a otra situada a un nivel inferior.

 

bajeta.

1. f Pequeña baja aislada, que no llega a la superficie del agua ni siquiera a marea vacía.

2. f Go. Baja grande.

 

bajío.

1. m Fv., GC. y TfBajo, fondo marino rocoso. Fueron a pulpear al bajío.

 

bajo.

1. m Or. Fondo marino rocoso, situado junto a la orilla, de forma más o menos plana y extensa, que queda al descubierto en la bajamar. En ese bajo se coge bastante carnada.

Fig. 13 bajo

 

bajón.

1. m Elevación rocosa del fondo marino que no llega a la superficie del agua, ni aun en la bajamar. Por lo general, es zona abundante en pescado y, por ello, los pescadores suelen marcarla para facilitar su localización. Fueron a pescar cabrillas y bocinegros a los bajones.

2. m GC. Banco de pescado oscuro y muy denso, especialmente de sardina.

 

bajurria.

1. f GC. Conjunto de personas pertenecientes a la clase más baja de la sociedad. Con esa bajurria que encuentras por la noche no hay quien salga a la calle.

 

baladrón, na.

1. adj Inquieto, travieso, pillo. Se aplica comúnmente a los muchachos. U. t. c. s. ¡Ay, baladrón, no trates de engañarme, que yo sé que fuiste tú el que tiró la piedra!

 

baladronada.

1. f Dicho o hecho propio de un baladrón. Siempre estaba haciendo baladronadas.

 

balango.

1. m Nombre que se da a diversas especies de los géneros Avena y Bromus, de la familia de las gramíneas. Se trata de plantas herbáceas espontáneas y muy pajizas, que abundan en los campos canarios. Su espiga es semejante a la de la avena cultivada, aunque más pequeña. Los muchachos suelen usar una pajilla de balango para cazar lagartos.

2. m Caña de los cereales, después de quitarles el grano.

 

balayo.

1. m Cesta redonda de escasa altura, de boca más ancha que la base, con o sin asas, hecha con delgados manojos de paja o junco cosidos con hilos o tiras finas y flexibles de corteza vegetal. Comúnmente se empleaba para aventar el grano en las eras y para transportar al campo la comida de los trabajadores. Traían un balayo de fruta en la cabeza.

Fig. 14 balayo